Los Estados del Yo y Los bloqueos Energéticos

Para poder comprender cómo nos afectan en nuestro camino hacia la vida, hay que saber integrar en nosotros mismos el conocimiento propio. Vivimos como si fuésemos 3 personas, pero a su vez cada uno coexistiendo como si fueran uno solo. A esto, se le conoce en el análisis transaccional de Erick Berne como los Estados del yo.  Es decir, el estado de yo padre,  estado de yo adulto y estado de yo niño.

Al investigar sobre los estados del yo cada vez más aprendemos que somos energías desde nuestro nacimiento y hasta después de la muerte. De igual modo, que  existe un campo áurico que nos cubre todo el tiempo y más aún a  los diferentes estados del yo que tenemos.  El aura se va construyendo desde el nacimiento y nos acompaña hasta  la muerte.  Es aquí donde quedan - en cada cuerpo energético- todos los registros y experiencias  de nuestra vida.

LOS CUERPOS QUE NOS RODEAN SON:

1) Cuerpo Etérico: Existe desde la concepción.

2) Cuerpo Emocional: Se desarrolla, a partir del nacimiento.

3) Cuerpo Mental: Existe desde los 3 meses de vida.

4) Cuerpo Astral: Existe a partir de los 6 meses de vida.

LOS BLOQUEOS ENERGÉTICOS EN ALGÚN ESTADO DEL YO

Al observar a cada persona y su comportamiento, podemos diferenciarla, según sus vivencias y la historia de su vida desde la infancia a la madurez. Primeramente, porque son personas únicas guiadas por algo más grande y a la vez por todas las energías de sus propios ancestros. Todo aquello que no resolvieron o no terminaron en sus propias vidas algún conflicto, enojo, rabia, miedos o emociones negativas muy fuertes quedará registrado y pasará a la siguiente generación, hasta que se resuelva. Todo esto se manifestará en el individuo, a través de uno de los estados del yo

Ejemplo:

  • Exclusión del estado adulto: Se manifiesta como una persona, hiper sumiso, obsesivo, perfeccionista, rígido, moralizante, delirios, probable psicosis.
  • Exclusión del estado del Yo Padre: Personalidad psicopática, el matón, el vividor, egoísta, cruel, divertido, pasa totalmente de los demás, sólo a lo suyo.
  • Exclusión del estado del Yo Niño: Realista, pero aburrido y solitario. Descendiente compensa esta negatividad con sus actos.




El Aura es un campo energético de radiación luminosa que posee varios colores,  que rodea al ser humano y a los objetos como un halo que para las personas es muy difícil captar a simple vista.

La persona muere del todo,  pasa a otro estado y pierde su identidad  cuando todos sus cuerpos se armonizan.  Es decir, que  lo negativo está compensado con lo positivo, o bien al armonizarse lo negativo, es compensado por lo positivo.

LOS TRES ESTADOS DEL YO NO MUEREN, SE PERPETÚAN A TRAVÉS DE LA TRANSMISIÓN GENÉTICA.

La persona muere del todo, pasa a otro estado y pierde su identidad cuando todos sus cuerpos se armonizan. Es decir, que lo negativo está compensado con lo positivo, o bien al armonizarse lo negativo, es compensado por lo positivo. Cuando los estados del Yo negativos tienen más peso que los positivos, el fallecido sigue presente con toda su identidad y su amor bloqueado (sus cuerpos sutiles no pueden armonizarse) a la espera de que un descendiente compense esta negatividad con sus actos.

Cuando los tres estados  P-, A- y N- son superados o compensados por los P+, A+ y N+, la persona fallecida pierde su identidad. Su P+, A+, N+ se han convertido en patrimonio del Sistema familiar.