Casas y objetos 

        La resonancia y los objetos 

Los objetos que se encuentran en  nuestra casa emiten y reciben información a través hondas débiles, estas señales  los seres humanos no pueden captarlas a simple vista, de vez en cuando tenemos ciertas señales y que guiados por la intuición nos advierte su presencia. Esto puede pasar cuando un objeto nos causa algún rechazo o miedo, además ese objeto no representa ningún peligro aparente para los miembros de la familia.  

Todo está hecho de lo mismo

Las personas, las plantas, el aire o los objetos están hechos de átomos, todo es vacío, todo es energía, con distintos niveles de condensación. Todo es energía, por lo que todo lo que existe vive el fenómeno de la resonancia, todo se inscribe en la memoria transmitida por los campos mórficos y todo pertenece al Gran Campo de Punto cero, al Centro Vacío o al Vacío creador permanente de todo lo que es, como lo queramos llamar.

La resonancia permite que todo se comunique


En ciertas ocasiones guiados por la intuición veremos que algún objeto o casa que visitamos nos causa algún miedo o rechazo de forma inexplicable en estas ocasiones es importante detenernos y observar ¿porque he sentido esto?. Las emociones fuertes tienen una mayor fuerza energética  y quedarán grabadas en los lugares o en los objetos, cubriendo el espacio físico o sensible  que afectarán a la calidad de vida y salud mental o espiritual de los habitantes especialmente a los más sensibles de la casa los más pequeños.

 

       Energías negativas que afectan a             los seres humanos

La única protección es el conocimiento y que hay una gran cantidad de evidencia tanto en la historia, como proporcionada por investigadores científicos del campo de la psiquiatría y la psicología, que la intrusión astral es  real . Saber que existe y cómo se produce es ya un escudo protector. 

Entidades Parasitarias

Significado de la palabra "ente"  (del griego ser o cosa) 

EAPs: Entidad astral o parasitarias


La intrusión astral se produce cuando una o varias entidades pertenecientes al plano comúnmente conocido como astral o etéreo se introducen en el campo energético de un individuo humano, con o sin su expresa autorización, fundiéndose parcial o totalmente en la mente subconsciente del individuo.

Una persona puede ser afectada por una EAP de muchas formas sin llegar a sospechar nunca que una o varias EAPs se hallan adheridas a ella. Las actitudes, la conducta, las inclinaciones, los deseos, los pensamientos y las emociones pueden estar influenciadas o incluso ser determinadas por la acción de otra personalidad con una historia y un patrón de conducta diferentes, sin embargo, el individuo creerá que son sus pensamientos y sus emociones.

Tal entidad actúa como un vampiro psíquico sin importar cuál sea la intención de la entidad, negativa succionando la energía vital del huésped quien, en su ignorancia cree que se trata de un hecho incorregible o que no es real. La entidad vive al nivel del subconsciente del individuo y ejerce sobre él, todas sus cargas mentales, emocionales y físicas.